Cuento Corto. Pienso y luego existo…

Acompañando los Vientos = 257

fashion-turqoise-headdress_12358_600x450Un día, un buscador llegó a un santuario tibetano en el que vivía un ermitaño. El lugar, aislado de todo contacto humano, era perfecto para la meditación, y el buscador, fascinado con el lugar, pidió permiso al ermitaño para quedarse allí unos días.

-Puedes hacer lo que quieras. Si lo deseas, quédate -dijo el ermitaño con cara de pocos amigos.

Unos días después, el buscador se sentó junto al ermitaño. Ya había meditado unos días, pero el buscador todavía tenía preguntas que buscaban respuesta.

-A menudo me pregunto cómo soy yo. Es una pregunta que no puedo dejar de hacerme, día y noche -le dijo el buscador al ermitaño.

-Yo diría que eres como una vaca -le respondió el ermitaño.

El buscador quedó estupefacto. Esperaba cualquier respuesta, pero nunca una tan sorprendente ni tan poco profunda.

-No te asombres -dijo el ermitaño, atento a su reacción-. Seguramente has nacido de…

Ver la entrada original 122 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s